Paris Mon Amour

Valora este artículo
26-06-2016

Un Paraíso para Sibaritas

Llamada "la Ciudad de la Luz". C´est toujours magnifique!!

En cada viaje, cuando vuelves, descubres nuevos lugares, que parecen haber sido introducidos en ese preciso momento con sumo cuidado, como si estuvieran estudiados o previstos para impresionar a los visitantes en tan espectacular escenario. Está viva y vibra a cada instante.   

Y te invitan a hacer el comentario: "Esto no estaba aquí antes, o quizás, yo no lo ví"

Se da una divertida costumbre, que sin el mínimo recato se practica como si de un deporte se tratara en todos los bares y restaurantes, es tan activa como sorprendente, consiste en mirar!!

Las mesas están situadas y alineadas con sus sillas, de tal manera que se pueda dirigir en todo momento y de una forma persistente la mirada hacia la gente que pasa por allí. 

Visitad Montmatre. Este elevado barrio de París, con La Place du Tertre, como centro neurálgico en la que se dan cita pintores que efectúan graciosas caricaturas. Le Sacre Coeur, iglesia en la que destaca la blancura de su mármol y su cúpula en forma de bulbo, parece sacada de un cuento oriental.

Sus magníficas vistas que bañan todo París. No os la perdáis a la mañana, a la tarde o a la noche. Cambia su gente y sobre todo su ritmo.

En su base se encuentra el desaliñado y decadente Pigalle. Aquí  está el mejor cabaret del mundo, Le Moulin Rouge. Sin duda la acertada  mezcla de música, baile, canciones,DSCN4209 vestuario, consiguen llevarte directamente a escena y ser uno más de los artistas.

Le Marais, enclave que recoge "la esencia de los judíos". Llena de excelentes restaurantes donde saborear apetitosos platos. Cabe destacar sus modernos y vanguardistas comercios, donde llama la atención tanto la decoración, como sus originales productos, todo ello aderezado con un excelente servicio.

Se siente la elegancia que impacta hasta el interior y que te hace de una forma irresistible volver. Los sábados, es su fiesta religiosa, veréis su forma de vestir para el evento, su caminar tranquilo, en grupos familiares o de amigos. Impacta su fervor, entrega y recogimiento. La unión hace la fuerza y ellos la tienen, de ahí que se apoyen y al final salgan los mejores científicos, abogados, médicos, entre ellos.

Saint Germain de Prés, aquí nació París! Nos encontramos en la rive gauche (margen izquierda del gran río Sena). 

Se daban cita pintores, escultores, escritores, cantantes...los creativos más rebeldes, más transgresores, más inconformistas, más revolucionarios.

Callejear es un placer. Os recomiendo Brasserie Lipp a partir de las 20:30 horas. Su decoración, exquisito ambiente progre, su comida. Todo el mundo parece conocerse y entablar una conversación que parecen haber dejado ayer. Y la velada termina cantando dentro de un caos relativamente organizado.

Les Champs Elisées es una enorme avenida, comienza en La place de la Concorde (Obelisco que estaba situado en el Templo de Karnac-Egipto) y finaliza en La Place de L´Etoile (Arco del Triunfo). Poneros calzado cómodo, cualquier hora es buena.

Está otro gran cabaret, Le Lido, también estupendo, si podéis ir a los 2, muy bien, pero si hay que elegir una, me quedo con el otro le Moulin.

En la acera izquierda camino del Arco, existe una calle, la rue Montagne, están todos los grandes de la alta costura, la moda de la mano Coco Chanel,  Yves Saint Laurent, Dior, puro lujo francés. Con una elaborada y estudiada puesta en escena, a través de unos bellísimos escaparates.

Un sitio para comer o cenar en esta avenida Chez Léon, mejillones con patatas fritas. Visitar Ladurée para el postre, cualquier tarta o unos sublimes macarrons, umm ummmmm deliciosos, literalmente exquisitos. Cerca del Arco está otro grande Louis Vuiton. 

DSCN4189Dejamos de lado está espectacular zona, para adentrarnos nuevamente en zonas más normales. Le quartier Latin, barrio latino, plagado de variados sitios, griegos, libaneses, un poco de todo el mundo.

Callejuelas estrechísimas y grandes boulevares. Música de calle, artistas, mimos, perderos y reencontraros al mismo tiempo. 

Vamos a L´île de la Cité  nos topamos con Nôtre Dame y la de Saint Louis (aquí vivió mi querido cantante Georges Moustaki, todas las semanas escucho Le Métèque, qué poeta!, qué músico!, qué hombre!, es único). Dividen ambas orillas el caudaloso río Sena http://bit.ly/28YuNKL

Se pueden observar desde ellas todos los puentes de Paris, hasta donde se pierde la vista. Sentiréis el cantar de las gaviotas que revolotean, bailando con sus alas sin parar. 

Como véis, el desorden de zonas, os llevará a pensar que realmente, va a depender de las apetencias de cada uno, el por dónde comenzar o cómo seguir, nada importa nunca porque estamos en Paris.

Y además, siempre conviene dejar algo sin ver, es una disculpa, para poder volver.

En la zona de La Place de la Madeleine, merece la pena entrar la iglesia que lleva el mismo nombre,  es una copia del Partenon griego. Aquí se encuentra Fauchon, un ultramarinos con sabor de los de antes pero vestido de actualidad, tartas, macarrons y marrons glacés (castañas enteras con un almibar que llega hasta su interior) todo es delicioso.

Muy cerca está mi admirada Leonor Greyl, con su Instituto Capilar, de relajada decoración, en la que nunca faltan flores, blancas, allí se detiene el tiempo, para dar el mejor de los servicio a una nutrida, leal y famosa clientela, la adoran tanto a ella, como a sus estimados productos capilares.

Tuve la primera vez que asistí, la ocasión de sentir sus cálidas y expertas manos en mi cabello, indicándome, con su elegancia natural y su voz dulce pero muy segura, cómo había que cuidarlo, de esto han pasado 8 años.

Fue un placer personal y profesional. Siempre que dispongo de tiempo suficiente la visito, me preparan un pequeño cafecito con leche, envia a por el blanco líquido a alguien de su equipo, nunca la tienen, porque allí no es costumbre, generosa y amable me dice así: "solamente lo tomas tú"

Y me deleita recordar que ella y su marido Jean Marie, y ahora también su hija Caroline, conocen como nadie el cabello y utilizan de la Naturaleza aquéllo que nos permite embellecernos y afortunadamente los tenemos en Kosguk.

LAS RUTAS DE BEGOÑA PARIS MON AMOUR

Al lado, está La Place Vendôme, el famoso hotel Ritz, las mejores joyerias, el despampanante hotel Meurice (ir directamente a la sala de los espejos, copia de la del mismo nombre del Palacio de Versalles) y recorred el Faubourg Saint Honoré, lleva tiempo.

Aquí no debéis perderos los escaparates de Hermès que correían durante muchísimas décadas a cargo de una de las mejores escaparatistas del mundo en su tiempo, polifacética artista y musa Leila Menchari (Cartago-Túnez).

Son toda una experiencia llena de detalles. Recuerdo el dedicado a la apasionada actriz mejicana Maria Félix (sentada en un rinoceronte blanco, obra de Tzapoff), en otro representó a una espectacular India, el de Africa con música de tambores que resonaban con aromas imposibles de describir (qué tierras y qué ocres) era toda una sensación contemplarlos, la verdad que no te querías despegar del cristal.

Si os gusta el arte es visita obligada el Museo de Le Louvre, eso sí hay que disponer de tiempo y organizar con antelación lo que apetece ver.

El jardin de las Tullerias, El Obelisco y poco a poco, podeis llegar a través de la rue Rivoli (en dirección contraria al Obelisco) a le Marais del que ya tenéis información. Es cuestión de tener un buen mapa.

El domingo hay que ir al "Mercado de las Pulgas". Podéis comer en Chez Louisette, está en el interior. Ir prontito no más tarde de las 13,00 h, se llena, la comida no es a destacar, un 5,5 pelado de nota, esto siendo optimistas!

Las mesas son corridas, según llegas donde te toque, al azar. Te espera una buena conversación asegurada de no se sabe qué tema! Pero os la aconsejo por la música  francesa, de miAOS_20_BILBAO_EZENTIA_HOY_765 adorada Edith  Piaf, La vie en Rose, Rien de Rien, Les Amants de Paris, se alternan al menos 3 cantantes que las versionan con buenas voces http://bit.ly/1U6aZpe

La exagerada decoración del local, sus entregados cantantes y su apropiado vestuario, unos solicito/as camarero/as  te trasladan a otra dorada época, acabas cantando con ellos cuando van pasando por las mesas, ah! y podéis solicitar la que os guste. Es muy, muy divertido el momento. 

Ir a L´Opera, es muy bella su arquitectura, su  verde cúpula oxidada, las impresionantes esculturas que parecen mirar el pasear agitado de la gente a su alrededor, como si danzaran con alguna bonita canción.

¿Os digo un secreto? Yo siempre pienso en su más que parecido con nuestro Teatro Arriaga, el de nuestro queridísimo Bilbao. Y de broma digo: "nos lo han copiado". Pero no es así, "es una bilbaínada"

Al fin y al cabo era una gloriosa época, un maravilloso estilo, una inolvidable tendencia, que esta magnifica ciudad, Paris, supo recoger para que las futuras generaciones podamos disfrutar eternamente con tan exquisitas formas. 

 Volver

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.